viernes, 21 de junio de 2013

Convoy de escotes

Julia Guillard, la primera ministra australiana recientemente fue objeto de numerosas y fuertes críticas por, supuestamente, ir muy escotada al Parlamento.

Así nació el Convoy de los Escotes, en respuesta al desprecio y vergüenza por el cuerpo humano y que consistió en muchas mujeres publicando fotos de sus escotes o de otras partes de sus cuerpos, si no estaban cómodas con la idea de publicar su escote.



Algunas autodenominadas feministas se molestaron y criticaron muy duramente el gesto de solidaridad para con Gillard. En respuesta Jennifer Wilson escribió esta perla:

Haré lo que quiera con mis pechos. Si los quiero en un apretado escote, los pondré allí. No me importa si creen que esto es una acción feminista ineficaz o que no soy una feminista, si lo hago. ¿Quiénes son ustedes para decirme qué hacer con mi cuerpo? ¿Quiénes son para decidir si soy feminista o no?
...
No teníamos ninguna obligación de cumplir con sus expectativas. Bájense de la puta nube y háganlo como quieren, en vez de quejárse y lamentarse de que no lo hicimos por ustedes.

No me importa si están enojadas porque mirar nuestros pechos le dará a los chicos una erección. Si están enojadas porque los chicos tengan erecciones, quéjense con ellos. No me digan que no puedo hacer lo que quiera con mis pechos porque alborotará a "los hombres". No me digan que no puedo hacer lo que quiero con mis pechos porque le estoy siguiendo el juego al patriarcado. No me digan que no sé lo que estoy haciendo porque tengo el cerebro lavado por los hombrez.

De hecho, creo que es al revés. Ustedes están cayendo en el miedo del patriarcado a la mujer y el mito del poder de nuestros cuerpos, para hacer incontrolablemente salvajes a los hombres.

Personalmente, no tengo ningún problema con que los hombres heterosexuales disfruten de las imágenes del cuerpo femenino. Me parece bastante jodidamente natural.

Años de patriarcado diciéndome qué hacer con mi cuerpo, ¿y ahora Grace Collier y las feministas también?

Reinitas del drama teniendo una disonancia cognitiva masiva en 3, 2, 1...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada